Basta de pandemia, ¡vacunas por favor!

Por Itzel Chávez

Desde que este virus se convirtió en un problema de salud mundial, los científicos no han parado de buscar la cura. El problema es que elaborar una vacuna no es tan rápido, ni fácil, como sucede en las películas o caricaturas, donde pueden encontrar la cura del peor virus en tan sólo unas horas.

En la vida real, las vacunas tienen que pasar por una serie de pruebas y es un largo proceso que dura varios años. La primera fase es la preclínica, en ella se realizan pruebas controladas en laboratorios. Por medio de experimentos de cultivos en tejidos, células y pruebas en animales como ratones o monos, para de esta forma, observar sus efectos.

En la fase 1 se hacen pruebas con un grupo reducido de humanos (aproximadamente 100). Para así, testear (probar) su funcionamiento, pero también sus efectos secundarios. También se van probando las dosis ideales para el correcto funcionamiento de la vacuna. 

Cuando una vacuna pasa a la fase 2, significa que se prueba en un grupo mayor de humanos (de 200 a 500). La idea es obtener mayor representación de la población mundial, incluyendo personas con edades y orígenes distintos.

Finalmente se pasa a la fase 3, la cual implica emplear estas dosis ya probadas en una mayor cantidad de voluntarios. Este tipo de estudios deben ser aleatorios y doble ciego, esto significa que aplican a algunas personas la vacuna y a otras un placebo, para determinar la eficacia de dicha sustancia y sus efectos. 

Entonces, ¿cuándo tendremos una vacuna?

La realidad es que la carrera por encontrar una vacuna para enfrentar el COVID-19, inició en enero, cuando un laboratorio de China compartió el genoma del virus que provocaba esta misteriosa neumonía. Y se han desarrollado muchísimas vacunas experimentales en un periodo de tiempo muy corto. Ya que en menos de un año, ya se tienen muchas propuestas, todavía bajo prueba, para erradicar esta amenaza del virus con corona.

Actualmente, existen más de 100 vacunas experimentales activas en varios laboratorios alrededor del mundo, principalmente ubicados en Rusia, China y Estados Unidos. Sin embargo, únicamente 10 vacunas se encuentran en la fase 3. Vamos a hablarte sobre 4 de éstas.

Johnson & Johnson

Este laboratorio inició la fase 3 en gran escala, con cerca de 60 mil voluntarios, pertenecientes a diferentes partes del mundo. Los voluntarios radican en países como Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú, Sudáfrica, Estados Unidos, Reino Unid, entre otros. Tiene expectativas muy altas sobre el éxito de las pruebas en esta fase 3 y esperan poder brindar una vacuna exitosa muy pronto.

AstraZeneca y la Universidad de Oxford

Esta compañía inició la fase 3 en Estados Unidos el pasado 1 de septiembre. Lamentablemente, sólo siete días después, un voluntario presentó una reacción adversa y se suspendió su aplicación por un tiempo, mientras se estudiaba este caso.

El 14 de septiembre las pruebas de la vacuna se reanudo, pero el 20 de septiembre hubo otra voluntaria que presentó una enfermedad neurológica tras la segunda aplicación de esta vacuna.

No obstante, las pruebas de la fase 3 continúan, dado que el porcentaje con reacciones negativas no ha sido el suficiente para cancelar la vacuna. A día de hoy, esta vacuna está probándose en 30 mil adultos en países como Estados Unidos, Brasil, Sudáfrica y Reino Unido.

Como dato, ésta es la vacuna que México había acordado traer al país, una vez que fuese aprobada. Después de los eventos, no sabemos cuál será el procedimiento. ¿Tú te pondrías esta vacuna?

Moderna

La vacuna realizada por Moderna inició la fase 3 desde finales de julio, en alrededor de 30 mil personas de Estados Unidos. Sin embargo, tuvo algunos obstáculos, ya que perdió una disputa sobre las patentes de algunas de las tecnologías empleadas en la vacuna.

Sin importar el asunto de las patentes, la empresa espera que a finales del 2020 o principios de 2021 puedan tener las cifras necesarias para confirmar la eficacia de dicha fórmula.

Sinovac

Esta empresa china inició las pruebas de su vacuna en Brasil e Indonesia. Los voluntarios, en su mayoría, produjeron respuesta inmunitaria contra el COVID-19. Así que, el gobierno chino aplicó esta vacuna en su propio país, de manera limitada. Y se preparan para fabricar la vacuna y distribuir en varios países para marzo del 2021.

Después de este recorrido por el estatus en el que se encuentran las vacunas alrededor del mundo, seguramente te preguntas cuándo tendremos alguna de ellas para volver a nuestras actividades de forma cotidiana. Expertos como el Director de la OMS asegura que  esto ocurriá a finales de este año. En cambio, otros expertos mencionan que será hasta el 2021 cuando podremos acceder a una vacuna segura. 

Mientras tanto, tratemos de adaptarnos a las nuevas circunstancias y seguir con esa rutina de cuidados. Coméntanos, ¿tú qué extrañas más de tu vida antes del coronavirus?, ¿ir a la escuela, al parque o visitar a tus amigos? 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*