Rabietas y la disciplina positiva

Por: Psicóloga Valeria Castañeda

Antes de actuar contra estas actitudes, primero debemos identificar qué es realmente una rabieta o berrinche, y por qué nuestros pequeños reaccionan de esa manera ante una situación problemática para ellos.

Una rabieta es la forma en que los niños empiezan a demostrar una autonomía e independencia, generalmente esta es la forma en que expresan enojo o molestia ante algo que no quieren hacer, aunque ese algo sea necesario, o bien, vaya a favor de su seguridad o bienestar.

Estamos hablado de que los pequeños psicológicamente aún no comprenden la importancia de ejemplos tan sencillos como:

  • Lavarse los dientes
  • No comer dulces
  • No levantar sus juguetes

¿Cómo identifico una rabieta?

  • Llanto excesivo
  • Gritos
  • Patadas
  • Golpes
  • Tirarse al piso
  • Romper cosas
  • Contorsiones corporales
  • Pegarse a sí mismo
  • No obedecer y desafiar

También pueden existir otros factores para este torrente de emociones, como:

  • Muertes, mudanzas, llegada de un hermanito.
  • Estrés materno o paterno.
  • Inmadurez emocional o física del niño para realizar ciertas cosas.
  • Necesidad de reconocimiento y atención (se sienten solos).
  • Falta de estructura y límites (demasiada flexibilidad o, por el contrario, demasiada rigidez).
  • Incomprensión del mundo infantil (tiempos y necesidades)

Hay que entender que nuestros pequeños realmente la pasan mal y ésta es la única forma que ellos conocen de expresar lo que sienten, con lo que apenas conocen, que es su cuerpo y su llanto.

Como papá y mamá, debes conocer que no hacen una rabieta sólo por llevarnos la contraria. Una vez entendiendo esto, es importante que sepas que tampoco podemos bloquear las rabietas/berrinches, ya que se cerraría toda la comunicación y estaríamos siendo autoritarios. Entonces, si esta conducta es repetitiva, el vínculo emocional poco a poco se puede fracturar.

Es en esta parte donde implantaremos la inteligencia emocional de lo padres y la disciplina positiva. Saber controlar nuestras emociones para, entonces, empatizar y enseñarle a nuestros pequeños a controlar las suyas.

Algunas acciones recomendables son:

  • Comprender que el pequeño está actuando en respuesta a una necesidad de su desarrollo, y no pretende retar a los padres o tomarles el pelo.
  • Permitir que hagan lo que desean para que puedan afirmarse como individuos. OJO : siempre y cuando no sean conductas peligrosas.
  • Evitar las situaciones que conocemos que propiciarán la rabieta/berrinche, si es posible. Todos los padres sabemos en qué situaciones nuestros hijos van a reaccionar de una determinada manera. Esto nos permite, muchas veces, evitar conflictos.
  • Dialogar con nuestros pequeños, explicándoles que le comprendemos, pero también contándoles lo que deseamos nosotros que haga y dándole alternativas a la rabieta. Así mostramos que existen otras formas de expresar sus emociones, mediante una regulación emocional. 
  • Permaneciendo junto a él cuando se desencadene la rabieta, mostrándole nuestro apoyo emocional, entendiendo su sufrimiento y consolándolo. Incluso, es posible darle las palabras para explicar lo que está sintiendo, esto le enseñará a comprender  sus emociones.

No lo regañes cuando las cosas no estan saliendo como tú esperas, tampoco debes presionarlo(a). Los niños necesitan crecer personal y emocionalmente, el hecho de que le permitas decidir a él mismo, le ayudará a lograrlo.

Si lo enseñas a obedecer siempre, y a no conseguir lo que quiere, estarás propiciando una personalidad sumisa. Si le permites decidir, negociar y elegir, estarás propiciando una personalidad asertiva. 

Recuerda la crianza respetuosa es el camino largo de la educación, pero el efectivo.

Valeria Sandoval Castañeda

Licenciada en psicología enfocada a la rama infantil, con experiencia como maestra en el área de preescolar, egresada de la Universidad Autónoma de Guadalajara.  Especialidad en problemas e irregularidades en el desarrollo psicológico del niño, con enfoque en los aspectos psicomotores, cognitivos, sociales y afectivos. Experiencia impartiendo talleres, pláticas y terapias para el niño y la familia. Áreas de especialidad: desarrollo y estimulación del lenguaje; estimulación temprana y psicomotricidad; neurociencia y la escuela; problemas de aprendizaje y conducta.

 www.valeriacastaneda.com

https://www.facebook.com/psivaleriac

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*