El agua no tiene forma

Ilustración de Olivia Fregoso

Autora: Eréndira Cb

“El agua no tiene forma porque es transparente”, dice Alejandro mientras juega con el agua de la regadera. Mientras tanto, el agua se lleva el jabón que está sobre el muro. Ahí, el niño había dirigido previamente su pistola de agua.

“Y tú, ¿tienes forma?”, exhala la voz del ser humano adulto que le acompaña.

“Mis manos tienen forma y mis pies y mi panza”, dice mientras vierte el agua contenida en la pistola de agua al interior de su ombligo.

El agua se derrama y pasea sobre su cuerpo. Alejandro dice: “El agua cambia de forma”.

“Y tú, ¿cambias de forma?”, pregunta nuevamente la voz adulta.

Alejandro mira sus manos y sus pies y su vientre y recuerda las de su hermanito. Unos pies que aún no saben caminar y un vientre con un ombligo que no se puede llenar de agua.

“Y tú, ¿también fuiste un bebé alguna vez?” pregunta Alejandro a la voz adulta que le acompaña.

Ilustración de Olivia Fregoso

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*