Einstein, el científico rebelde

Por Mara Ordóñez 

Un día como hoy murió uno de los científicos más famosos de todos los tiempos, el inigualable: Albert Einstein.

Aunque no lo creas, Einstein fue el peor estudiante de todos, y en sus primeros años, no tuvo un desarrollo intelectual que la sociedad pudiera calificar de brillante. (Hasta llegaron a pensar que tenía una discapacidad intelectual). Pero eso sí, tenía una mente curiosa y muchas preguntas.

Desde pequeño presentó problemas del habla, de hecho, aprendió a hablar hasta los 3 años; y durante toda su niñez fue considerado un bicho raro. En sus años escolares, Albert era un verdadero dolor de cabeza. Sus notas no eran consideradas buenas y, de vez en cuando, tenía diferencias con los maestros. Pensaba que era absurdo tener que memorizar u…obedecer. Digamos que la disciplina no era su mejor virtud.

Einstein era una persona con bastante carácter, se reusaba a aceptar la autoridad, y el sistema educativo. Era tan rebelde, que incluso renuncio al pasaporte alemán. Sin terminar los estudios, decidió prepararse para el examen de ingreso al politécnico de Zúrich en Suiza; aunque no pasó la prueba, dejó impresionado al director de la escuela y al catedrático de física Heinrich Weber. Ellos le prometieron que al siguiente año, entraría sin necesidad de presentar el examen.

Al ingresar al politécnico, Einstein comenzó a cuestionar la educación dentro del plantel. Así que comenzó a saltarse las clases, responder y cuestionar a los maestros. Es más, una vez hasta tiró en la basura el manual de estudio frente al catedrático de física. Rebel, rebel. Sin embargo, continúo sus estudios y en el año 1900 se recibió con el título de profesor de matemáticas y física.

También pasó una mala racha al no conseguir empleo, o bien, otra beca de estudio. Las universidades lo rechazaban constantemente, ya que lo acompañaba una mala reputación. Fue cuando consiguió un trabajo en una oficina de patentes, un empleo muy alejado de la ciencia, pero, que le daba tiempo suficiente para pensar y responder a las preguntas que se hacía todos los días. Ahí desarrolló varias teorías que hoy conocemos como: el efecto fotoeléctrico, el movimiento browniano y la teoría de la relatividad especial.

Terminó su doctorado y obtuvo una plaza en la Universidad de Berna y en la Academia de ciencias prusiana, en Berlín. También recibió en 1921 ¡el Premio Nobel de Física! Pero no por su obra más famosa: la teoría de la relatividad, si no por su investigación sobre el efecto fotoeléctrico.  Ya que la teoría de la relatividad era muy polémica (a lo Einstein) en el mundo de la ciencia.

Albert Einstein es uno de los científicos más queridos, con una actitud osada y un sentido del humor muy característico. Fue una persona muy rebelde y seguro de sí mismo. Él se atrevió a desafiar a otro gran científico, el enorme Isaac Newton, desarrolló teorías importantes, dedicó su vida al estudio de nuevas teorías, e inspiró a miles de personas por sus acciones y forma de pensar.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*