Qi Xi: Día del amor en China

Por Itzel Chávez

La Festividad de las Siete Hermanas, también llamado Qi Xi, es una celebración china que se festeja cuando las estrellas Altair y Vega se juntan en el firmamento, cosa que sucede solamente una vez al año: el séptimo día del séptimo mes lunar, que en el calendario gregoriano (el nuestro), sería el 6 o 7 de agosto.

Esta tradición china, está basada en una una leyenda muy romántica, donde los protagonistas son precisamente estas estrellas Altair y Vega, conocidas popularmente como la estrella del pastor de vacas y la estrella de la tejedora. ¿Quieres conocer la leyenda?. Bien aquí vamos:

Hace muchos años, un pastor llamado Niulang se encontró en su camino un lago donde se bañaban siete hermosas hadas. Pronto, motivado por su amigo el buey, al travieso joven se le ocurrió esconderles la ropa a estas lindas chicas, y ellas al darse cuenta de eso, para evitar que las vieran desnudas, enviaron a su hermana menor a recuperar sus vestimentas.

Zhinü, era la más bella de las siete y también era bondadosa, por lo que aceptó ir a pedir la ropa al pastor. El joven al ver tal belleza, le entregó de inmediato los vestidos y le pidió que se casara con él. La hermosa Zhinü, no pudo decir que no a la propuesta de matrimonio, porque ya la había visto desnuda y para ella era muy importante conservar el honor (o tal vez sólo quedó flechada y lo demás fue una excusa), lo cierto es que a los pocos días se casaron.

Los días felices vinieron de inmediato, ya que se enamoraron locamente y vivieron contentos su vida de casados. El problema empezó, cuando la Diosa del Cielo, al ver una nube mal tejida, se dio cuenta que su hija Zhinü, la mejor tejedora del cielo no había regresado con sus seis hermanas. Pero eso no fue lo que desató su furia, sino enterarse que se había casado con un simple mortal y que de paso, ¡¡no había sido invitada a la boda!!. Entonces, tú sabes de lo que es capaz una madre furiosa, la Diosa del Cielo, tomó un alfiler e hizo en el cielo una abertura que se convirtió en un río muy ancho (la vía lactea), para así separar a los dos amantes para siempre (las estrellas altair y vega).

La estrella Vega que representa a Zhinü, permanece durante todo el año a un lado del río, o sea la vía lactea, tejiendo tristemente su telar, mientras Niulang (la estrella Altair) la ve desde lejos, y cuida de sus dos hijos.

No creas que es una historia triste, bueno no del todo. Ya que cada año las arrieras se compadecen de estos amantes, y se reunen para hacer un puente entre ese inmenso río, y así otorgarles a Niulang y Zhinü una sola noche juntos.

Así que cada año, cuando los amantes se reunen, toda China celebra con ellos. Las chicas solteras, hacen una ofrenda al hada Zhinü, generalmente fruta, flores, té y polvo facial, para obtener belleza y conseguir un buen esposo. También los patios y techos de las casas se perfuman con inciensos, y se hace un concurso de costura, donde las jovencitas demuestran sus habilidades para tejer. Las parejas jóvenes, ofrecen fruta a Niulang y Zhinü, para que su amor perdure como el de ellos y evitar a los suegros mal intencionados.

¿Cómo ves, te unes a esta celebración tan romántica? No por algo es conocida como el Día del Amor Chino.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*