¡Las Fallas de Valencia!

Por Itzel Chávez

Una fiesta llena de muñecos gigantes, fuegos pirotécnicos y mucha diversión. ¿Quieres saber más
de ella?

Esta festividad valenciana comenzó hace muchos muchos años, al rededor de 1700, cuando los carpinteros prendían hogueras en las vísperas de la celebración de su Santo Patrón “San José”. También se cuenta, que se encendían hogueras para dar la bienvenida a la primavera, realizando una especie de ritual de “purificación” con un elemento fundamental: ¡el fuego!

Años más tarde, los habitantes se aburrieron de quemar simples trozos de madera, así que se les ocurrió construir hogueras mucho más elaboradas y divertidas, ¿cómo? representando “situaciones reales” con muñecos hechos de diferentes materiales, como cartón de piedra, telas viejas o muebles. Lo sé, puede sonar extraño hasta este punto pero… es mejor que continúes leyendo…

Desde el siglo XVIII dio inicio la tradición fallera con los famosos “ninots” (es así como se llama a los muñecos)  para representar personajes o hechos actuales y evidenciar una crítica social o burlarse a través de la sátira. Ahora, en pleno siglo XXI, los “ninots” han tomado también un giro artístico, por lo que podemos apreciar fallas impresionantes a la vista, tanto por su tamaño (las más grandes superan los 30 metros) como por su forma, perfección y color.

La tradición de las fallas ha avanzado a tal grado que ahora existen “premios” a los monumentos más votados y también grupos especiales que se dedican a la construcción de estos monumentos, llamados “comisiones falleras”, quienes cuentan además con una comisión infantil que participa también en el concurso de fallas infantiles.

La festividad de las fallas se celebra año con año en Valencia y da inicio desde los primeros días de marzo, pero es a mediados de éste cuando se realiza la exposición de los “ninots” en la ciudad. ¡Más de 700 caricaturas tridimensionales son puestas en toda la ciudad!, ¿imaginas lo increíble que se ve?.

En el recorrido por la ciudad se pueden encontrar desde políticos hasta famosos de la farándula, representados sarcásticamente en un mono enorme de cartón. Los habitantes disfrutan en cada paso las increíbles y graciosas “estatuillas de cartón”.

Finalmente, se vota por la favorita para que forme parte del Museo de las Fallas, mientras que para el resto hay un sólo destino: ¡la Gran cremà! (la gran quema), una noche donde se encienden todas con fuego. Dando así un maravilloso espectáculo. En fin, algo que vale la pena ver, ¿no crees?

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*