Halloween, una tradición de antaño

Autora: Itzel Chávez 

Es noche de brujas  y tú, ¿ya tienes preparado el disfraz, o un balde de agua por si alguien se atreve a tocar tu puerta? No importa si amas o detestas esta tradición, hay algunos datos curiosos  que seguro querrás saber sobre Halloween.

  1. Origen celta. Esta popular tradición tiene su origen en el año 100 d.c. con la fiesta de fin de verano o Samhain de la cultura celta, en la cual se celebraba el final de las cosechas y  el inicio de un nuevo año. Los celtas consideraban que el año tenía una mitad clara (inicio en abril-mayo), y otra oscura (inicio octubre-noviembre), y que el año comenzaba con la mitad oscura.
  2. Disfraces. Durante el Samhain se creía que la línea entre el mundo de los vivos y muertos se hacía más delgada, por lo que los espíritus podían visitarnos. Así que se rendía homenaje a los familiares que venían del más allá, colocando ofrendas (comida) a fuera de las casas e iluminando su camino con velas; y se colocaban disfraces terroríficos para ahuyentar a los malos espíritus. Esta tradición evolucionó a lo que hoy conocemos como la fiesta de brujas, donde los niños van disfrazados a las casas para pedir dulces.
  3. De Samhain a Halloween. Más tarde, trataron de convertir esta fiesta considerada “pagana” al cristianismo, por eso el nombre de “Halloween”, que es una contracción de “All Hallows Eve” que significa; “vísperas de todos los santos”.
  4. Expansión a E.U.A. Esta festividad llegó a Estados Unidos en 1840, gracias a la inmigración de irlandeses, quienes compartieron esta costumbre de su país. La celebración adquirió rápidamente popularidad y se internacionalizó a finales de 1970 e inicios de los ochentas, gracias al cine.
  5.  Jack O Latern. Cuenta la antigua leyenda irlandesa que Jack, el tacaño, era un hombre tan conocido por sus malas hazañas que el diablo quiso retarlo para llevarse su alma. Sin embargo, Jack logró burlar al diablo, gracias a uno de sus trucos. Cuando este hombre murió no pudo entrar ni al cielo ni al infierno, por lo que fue destinado a vagar por el mundo de los vivos y los muertos durante toda la eternidad. Se cuenta que cuando fue al infierno, el diablo resentido, le aventó unos pedazos de leña ardiendo y Jack astutamente los colocó en un nabo hueco que traía para usarlo como linterna. Desde entonces, se dice que por las noches se ve a Jack, el tacaño, caminando por las calles con su linterna en busca de hacer muchas travesuras. Por eso, actualmente se utilizan calabazas y se dice el famoso “dulce o truco”.

 

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*