¡Conoce el LHC! No, no es una enfermedad

Por Mara Ordóñez 

Si entraste por pura curiosidad, te felicito. Es uno de los principales ingredientes para aprender cosas nuevas.  Si lo hiciste porque reconociste las siglas y eres un fanático de aceleradores de partículas y de Flash, también eres bienvenido.

El LHC es el acelerador de partículas más grande del mundo y se encuentra ubicado en el Centro Europeo para la Investigación Nuclear en Ginebra, Suiza.

Pero, ¿qué es un acelerador de partículas y para qué sirve?

Un acelerador de partículas sirve para estudiar el comportamiento de las partículas más elementales de la materia: átomos, neutrones, protones, hadrones, quarks.  Y, de esta forma, comprender cómo funciona el universo.

En el ramo médico, estas máquinas son empleadas para estudiar y diagnosticar algunas enfermedades como el cáncer.

Actualmente, hay más de 30 mil aceleradores de partículas en el mundo, pero el más famoso de todos es el LHC (Large Hadron Collider) o Gran Colisionador de Hadrones. Es un tunel circular de aproximadamente 27 km de circunferencia y se encuentra a unos 100 metros bajo tierra. Su construcción es impresionante si consideramos que el primer acelerador tenía un diámetro de apenas 25 cm.

Más sobre el LHC

 El Gran Colisionador de Hadrones nació con el objetivo de comprender mejor las leyes de la física cuántica, ya que cuando los científicos intentaba calcular la gravedad de algún objeto, los cálculos realizados arrojaban más partículas involucradas en el proceso, pero era imposible distinguirlas.

Construirlo no fue una tarea fácil, se necesitaron al rededor de 10 años y 10 mil científicos para lograrlo.

El LHC está diseñado para colisionar partículas, en especial protones, una partícula que se ubica en el núcleo del átomo. Cuenta con  más de 9 300 imanes superconductores y es capaz de alcanzar la velocidad de la luz y temperaturas extremas; recreando para las partículas las condiciones posteriores al Big-Bang.

 

Gracias a estas características del LHC, fue posible observar una partícula hasta entonces invisible: el bosón de Higgs. ¿Cómo? El protón es una partícula masiva, por lo que interacciona directamente con el campo de Higgs. Al momento que los protones chocan en el colisionador, estos se fragmentan en otro tipo de partículas: los bosones de Higgs, las partículas que crean la masa en la materia.

Este fue el principal descubrimiento hasta ahora del LHC. Es la partícula que sobraba en los cálculos que mencionamos anteriormente. El gran descubrimiento del bolsón de Higgs provocó que los científicos Peter Higgs y François Englert ganaran el premio nobel de física en el 2013.

Futuros descubrimientos

El LHC tiene nuevos objetivos dentro de la física de partículas, como observar la materia y energía  oscura, o sea el 95% de lo que compone el universo. Solo falta esperar un poco para enterarnos de otro descubrimiento importante.

Aunque podemos adelantarte algunas opiniones de expertos. Para el Dr. Otto Rossler es peligroso tener un colisionador tan grande,  ya que puede provocar un agujero negro con la potencia suficiente para destruir el planeta. Por otro lado, para el aclamado Stephen Hawkings los aceleradores de partículas eran una gran oportunidad para viajar en el tiempo.

¿Qué hallazgos nos darán estas máquinas aceleradoras de partículas en los siguientes años?


5/5

Facebook


Twitter


Google-plus

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*