Bienvenido al mundo vegetal: los árboles

Por: Lía Gutiérrez 

Los árboles son esos seres cabezones que miran desde arriba. Como nosotros, ellos también
tienen personalidad: en el Medio Oriente podemos encontrar mayoritariamente a los cedros, con sus conos gruesos en forma de globo, suelen ser un poco ásperos en el exterior y vivir mucho tiempo.

Los cipreses, altos y delgados, se ven en Oaxaca, México desde hace miles de años. Tenemos también al pino simple, familiar de los cedros (Pinaceae), que a pesar de su apariencia frágil por su tronco delgado; resiste al frío, a la falta de agua y a todos los caprichos del tiempo. No es raro encontrarlo en regiones de clima extremo como Noruega y en algunas partes de África y Asia. Además, a este ejemplar le gusta ayudar a los hombres con su trabajo, pues aporta materia prima. De su interior se extrae la resina que sirve para hacer jabón, papel y tintas.

Algunos árboles silvestres también contribuyen a la fabricación de telas, plásticos y medicamentos y otros; como los Ficus, son más cosmopolitas, ya que siempre están en las ciudades, entre calles y casas. Lo cierto es que todos los árboles se alimentan de sol, aire y agua. Este proceso, llamado fotosíntesis nos beneficia por el oxígeno que se libera y que respiramos enseguida.

Todo lo que tenemos se lo debemos a ellos, incluso del aparato más sofisticado, podemos asegurar que sus materiales más básicos fueron en un principio un árbol o una planta. Sabemos bien que éstos son capaces de resistir a muchos factores, pero nunca son a prueba de incendios ni sierras eléctricas. El respeto merecido de estos vegetales que nos brindan más que su sombra es incalculable.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*