La magia del cine por un par de expertos

Los hermanos Lumiere son considerados los padres del cine, filmaron a un tren llegando a una estación en 1895; en 1934, el hermano Louis presentó el remake de su filme, pero grabado con una cámara estereoscópica (que ya entonces servía para crear la ilusión de tridimensionalidad). En 2011, Martin Scorsese hace un viaje al París de 1930 y cuenta la historia de Hugo, un niño que aprendió el oficio de relojero de su padre y que mantiene el reloj de la estación del tren.

El tren, el cine, casi todos los elementos: la tercera dimensión no es solamente un homenaje a la historia del cine, es también una explosión de imágenes en 3D como nunca antes se había hecho, para apoyar el desarrollo de la historia.

La nieve cayendo sobre los espectadores en la sala de cine constituye la inolvidable secuencia inicial de la película, pero luego de ella vendrán muchas más y mejores, entre ellas una nueva llegada del tren a la estación.

Si te la perdiste en el cine y no te es posible verla en casa en 3D, no importa, la magia del cine no se desvanece.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*